Fuerte aumento de la tarifa eléctrica provoca malestar social en Cuba

Isla comunista cobra muy caro servicio energético a los isleños

Radio Martí Televisión – La decisión del gobierno cubano de aumentar las tarifas de la electricidad en cinco veces más a partir del próximo primero de enero, como parte del proceso de unificación monetaria, ha provocado un gran malestar entre los residentes del país.

Gran cantidad de cubanos han manifestado en las redes sociales y hasta en portales oficialistas como es el caso de Cubadebate, su descontento y preocupación ante la subida de los precios de los servicios básicos en la nación.

Desde La Habana, la cuentapropista Rebeca Monzó dijo que la medida afectará incuestionablemente al sector de trabajadores privados.

“Si no puedes ponerles aire acondicionado a los inquilinos o en los restaurantes privados porque tienes que pagar muchísimo más de lo que vas a ganar, eso provocará que van a disminuir los negocios”, dijo Monzó.

En Sancti Spíritus, la periodista independiente Aimara Peña destacó que el desmedido aumento del costo por el servicio eléctrico tendrá un mayor impacto en el 30 por ciento de los cubanos que no trabajan para el sector estatal, quienes no recibirán el aumento salarial.

“Se avecinan tiempos muy difíciles con este aumento descomunal, cinco veces más el costo de la corriente. Hay muchas familias que no tienen trabajo con el gobierno y no podrán enfrentar los altos precios”, comentó.

El comunicador guantanamero Anderlay Guerra Blanco dijo que en el territorio oriental la mayoría del pueblo cocina con las ollas eléctricas que impuso el fallecido gobernante Fidel Castro, cuando impulsó la llamada “Revolución Energética”, las que consumen mucha energía.

“Cuando tú vas a los barrios más pobres de la ciudad, sobre todo en la zona sur, la gran mayoría de las personas cocinan con hornillas eléctricas que son altamente consumidoras, y es exactamente esa población la que sufrirá el impacto de esa medida del alto precio de la electricidad”, señaló.

La emprendedora Dairis González, que opera un carro de granizados en la ciudad de Morón, en Ciego de Ávila, planeta entregar su licencia próximamente porque con precios topados, el pago de la seguridad social, los impuestos y ahora este aumento del costo de los servicios no hay margen para ganar un salario aceptable.

“Todo subirá de precio en enero, la corriente donde se hace el hielo, la harina, el azúcar, el agua, pero no podemos aumentar los precios a los productos que vendemos y entonces no tengo ninguna ganancia”, apuntó.

Y desde Santa Clara, el activista Guillermo del Sol alertó que las comunidades rurales la van a pasar muy mal con ese aumento del costo de la electricidad.

“Esos bateyes se alumbran con tendederas, donde por ejemplo 30 viviendas comparten un contador eléctrico mutuo para todos, donde esas personas actualmente pagan 500, 600 y hasta 800 pesos mensuales por casa y por familia, así que cuando esto se sume con las nuevas tarifas cada persona tendrá que pagar por encima de miles de pesos por familia, destacó Del Sol.”

Ante la preocupación de los cubanos por el incremento de la tarifa eléctrica, Marino Murillo, el jefe de la Comisión de Implementación de los Lineamientos, desdeñó el asunto y dijo que era “un problema cultural”.

“Muchas personas dicen ‘ahora con mi nuevo salario yo no voy a poder pagar la nueva tarifa’. A mí me parece que hay un problema cultural que tendrá que cambiar, y es que esa tarifa se paga con los ingresos familiares, no es exactamente con el ingreso de una persona, hay que reenfocar la manera en que la familia va a asumir los nuevos gastos”, dijo Murillo.