Freedom House presenta estudio que afirma Nicaragua es un Estado “No libre”

El centro de pensamiento internacional Freedom House calificó a Nicaragua como un Estado “No libre” para el año 2019, pasando de ser un país “Parcialmente Libre” en 2018 a no contar con libertades civiles y colectivas debido a las protestas que llevaron a la sociedad al borde de una guerra civil.

Un informe de esta organización internacional detalla que la caída de Nicaragua, en el ranking de 186 países medidos es “debido a la brutal represión de las autoridades al movimiento de protesta antigubernamental, que incluyó el arresto y encarcelamiento de figuras de la oposición, la intimidación y los ataques contra líderes religiosos y la violencia de las fuerzas estatales y grupos armados aliados que dio lugar a cientos de muertes”.

Freedom House recolectó que Nicaragua alcanza un puntaje de -12, al igual que Tanzania y Venezuela en -7 cada uno, como el país que más deterioró el marco de sus libertades a nivel mundial, en el transcurso del 2018.

Un día antes, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, manifestó su preocupación por lo que ocurre en Nicaragua, Venezuela y Guatemala, sobretodo por la decisión de estos regímenes de expulsar de esos países a la Comisión de la ONU que vigila los derechos humanos.

Sobre la situación en Nicaragua, expresó que “no queda ningún órgano de derechos humanos internacional”, después de la suspensión de la dictadura de la presencia del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni).

Bachelet denunció también que los ataques a la libertad de prensa “se han intensificado con redadas a medios de comunicación y detención de periodistas, incluso por presuntos delitos relacionados con el terrorismo”.