Las calles del municipio de Niquinohomo y Nindirí, del departamento de Masaya, se notaron vacías con respecto a años anteriores cuando la imagen de su patrona Santa Ana, después de la misa, era acompañada por miles de fieles católicos durante la tradicional procesión. Sin embargo, este año la abuela de Jesús no anduvo fuera de ambos templos, la solemnidad fue a puertas cerrada para evitar los contagios por el Covid-19.

Las orientaciones de la Arquidiócesis de Managua es realizar la conmemoración de manera creativa promoviendo entre los fieles sustituir o dispensar el pago de sus promesas e invita a los fieles a mantener la unidad y ser ejemplo de una piedad auténtica. A través de las plataformas digitales de cada templo se transmitió la misa.

El padre Miguel Toruño, párroco de la iglesia Santa Ana del municipio de Niquinohomo, dijo a Trinchera de la Noticia por teléfono que todas las actividades religiosas de las fiestas patronales se estarían haciendo a puertas cerradas y transmitidas desde la cuenta de la parroquia en Facebook Live, por consiguiente ayer domingo 26 de julio, día de la patrona de los niquinohomeños las familia vieron desde sus hogares la Solemnidad de Santa Ana y San Joaquín, padres de la Santísima virgen María.

A 2 km de la ciudad de Masaya, también la parroquia Santa Ana de Nindirí celebró las fiestas patronales sin presencia de devotos, conforme las orientaciones suspendieron toda actividad religiosa.