Los familiares de los presos políticos exigieron ayer jueves a la OEA a que no le ceda “más tregua” al dictador del país, Daniel Ortega, y que lo declare un gobierno “ilegítimo”.

Esa solicitud fue realizada durante una rueda de prensa de cara al 50 Período Ordinario de Sesiones de la Organización de Estados Americanos (OEA), previsto para los próximos 20 y 21 de octubre.

“A los señores miembros de la OEA, como familiares de los presos políticos, pedimos no más tregua para la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, perpetradores de crímenes de lesa humanidad en contra del pueblo”, pidió ese grupo en un pronunciamiento que fue dictado por Jaime Navarrete, familiar de uno de los detenidos en el marco de la crisis.

El grupo de organismos de familiares de los presos políticos a su vez pidió a la comunidad internacional reconocer que en Nicaragua hay una “dictadura” con Ortega como presidente y con su esposa Murillo como vicepresidente.

“Exigimos se reconozca que vivimos en dictadura y que no existe legitimidad en el Gobierno que Ortega y Murillo imponen con temor al pueblo de Nicaragua”, aseguró ese grupo.

Además, hacen la denuncia sobre el “endurecimiento de la represión mediante la promulgación de leyes inconstitucionales que sepultan aún más el Estado de derecho de Nicaragua”, en alusión a la de ciberdelitos y de agentes extranjeros, consideradas como “represivas” por grupos de la oposición y organismos.

“Esto solo evidencia el miedo y la desesperación de la dictadura ante su cada vez más mayor aislamiento en el plano internacional, y el rechazo del pueblo a sus políticas de muerte, secuestro y miedo”, según el pronunciamiento.

Comentar