El informe del Ministerio de Salud que fue a eso de las diez de la mañana de ayer lunes que reporta tres casos confirmados, todos «importados», y un fallecido, cuenta con un amplio nivel de desconfianza.

«Continúan en seguimiento responsable y cuidadoso 15 personas que son contactos de los casos importados», insiste el informe del MINSA, a pesar que no es confiado por expertos en temas de salud independientes.

La agencia Efe afirmó a través de un despacho internacional sobre el tema que: «El manejo de la pandemia y de la información que sobre esta realiza el Gobierno ha merecido críticas de diversos sectores, incluyendo médicos de distintas especialidades, quienes dudan de la versión oficial, que descarta contagios comunitarios».

«Tanto la Unidad Médica Nicaragüense, como el Comité Científico Multidisciplinario, ambos compuestos por expertos independientes en medicina y otras áreas, han advertido que la información del Gobierno sobre el COVID-19 no es confiable”, agrega el reporte de esta agencia internacional.

«La desconfianza de los expertos, según han dicho, es que no es posible que el COVID-19, que fue reportado de manera oficial el pasado día 18, se comporte en el resto del mundo de una manera distinta a la de Nicaragua, donde el Gobierno organiza eventos multitudinarios y no ejecuta medidas sociales de prevención», indica la información promulgada.