A como era de esperarse con el decaído gobierno sandinista que siempre ha impuesto su capricho, los maestros de los colegios públicos del país no quieren ir a las casas de los estudiantes que no están llegando a recibir clases, tras la decisión de los padres de familia que no quieren enviar a sus hijos ante la amenaza mundial del coronavirus.

Ante esta situación que deja mal visto al régimen de los Ortega Murillo, los maestros denuncian de manera anónima tal anomalía del gobierno de Nicaragua en obligarlos a ir casa a casa, sin ninguna protección para protegerse del covid19 y con las amenazas de la dictadura, que de no ir les estarán suspendiendo sus salarios, denunció la ex rea política Irlanda Jérez.

“Les comparto esta denuncia que están haciendo los maestros en Nicaragua. La Desobediencia Civil es un derecho y hay que ejercerla a falta de autoridad”, afirmó Jérez tras publicar la denuncia en nombre de los maestros de colegios públicos que por obvias razones a ser despedidos y castigados económicamente y hasta con cárcel omiten sus nombres.