Ex policía lleva 9 meses en la cárcel tras negarse a reprimir protestas

Jeysi Lagos se salió de las filas de policía en el año 2015 después de más de ocho años de servicios en varias delegaciones policiales del departamento de Jinotega; con el sueño de trabajar por cuenta propia, con el fin de reunir cierta cantidad de dinero, para poder salir al extranjero a buscar mayores oportunidades, para su hijo de seis años al ser madre soltera.

Pero los sucesos de abril del 2018 le hicieron un cambio radical a sus planes de vida, Jeysi Lagos de 25 años no pudo quedar ajena al dolor que vivía su gente del municipio de Santa María de Pantasma que era reprimido por el hecho de haber alzado su voz contra el régimen de Ortega Murillo.

Salió a las calles al igual que miles de nicaragüenses alzando la bandera de Nicaragua reclamando justicia y libertad, pero sus antiguos compañeros llegaron a su casa en la comunidad El Consuelo pidiéndole que se reintegrará a las filas policiales, ella se negó al argumentar que no se iba a prestar a reprimir y asesinar a sus hermanos nicaragüenses y decidió seguir en su lucha por la democracia.

Esta joven es simpatizante del Partido Ciudadanos por la Libertad y respaldó la candidatura del actual alcalde de Santa María de Pantasma Oscar Gadea Tinoco una vez que pasó a la vida civil.

Paramilitares y policía la secuestraron

La tarde del 26 de julio del 2018 cuatro policías y dos paramilitares llegaron a su casa a secuestrarla, para trasladarla a las celdas de la delegación policial de Jinotega y luego la llevaron a las tenebrosas cárceles de Auxilio Judicial conocidas como el Chipote.

Hoy lleva más de 9 meses sin haber sido procesada en las celdas de la cárcel de Mujeres “La Esperanza” de Tipitapa, fue brutalmente golpeada el pasado 7 de febrero al igual que otras amigas de celdas por el hecho de haber entonado el himno nacional y seguir demandando la libertad de Nicaragua.

“No van a callar la voz del pueblo de Nicaragua, no tengan miedo, unámonos, porque junto somos invencibles, este corrupto de Daniel Ortega habla de paz, pero paz no hay, bien dicen las sagradas escrituras en el libro de Jeremías6-14. Curan la herida de mi pueblo con liviandad, diciendo paz, paz, ¡Pero no hay paz! ¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado, ni ha aun saben tener vergüenza, por lo tanto, caerán entre los que caigan, cuando los castigue caerán dice Jehová” reza parte de una carta que logró escribir desde la cárcel la joven Lagos.

Este mes la Fiscalía General de la República decidió retomar su caso aseguraron sus familiares y tienen programada su audiencia para el próximo 14 de junio en el complejo judicial de Managua, para acusarla de presuntos actos de ¨terrorismo¨ y delincuencia organizada.

Su familia rechazó al juez la defensa pública que le asignaron, porque no confían en el sistema de justicia de este país y decidieron buscar a su propio abogado.

¨Esperemos en Dios que pronto todos los presos políticos, seremos libres al igual que Nicaragua, todos vamos a defender nuestra victoria si yo siendo mujer puedo, todos podemos, todos somos capaces y estos sinvergüenzas caerán lo dice la palabra de Dios no lo digo yo¨ dice la joven Jeysi Lagos con gran valentía en su carta escrita en la celda #5 del penal de Mujeres de Tipitapa donde se nombra ¨La Guerra de las Brumas¨.