El diputado sandinista Gustavo Porras, quien sería el tercero en el mando del FSLN, hizo el llamado a los sindicatos oficialistas que él dirige a través del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), y FETSALUD, a estar «alerta» tras la caída de Evo Morales.

Porras, sancionado por Estados Unidos con la ley Global Magnitsky, afirmó que han comenzado a organizarse para evitar «cualquier intentona golpista» contra Ortega.

«Hemos acordado convocar a los sindicatos a tensar al máximo nuestra fuerza, a mantenernos movilizados, y a estar pendientes de cualquier acción del enemigo», calificó Porras.

Dijo también que si los seguidores de Ortega «no actuamos», la oposición nicaragüense podrá actuar a «como sucedió ahorita en Bolivia».

«A mantenernos movilizados, a estar pendientes de cualquier acción del enemigo, que si aquí nosotros no actuamos, ellos quisieran actuar como sucedió en Bolivia», les dijo Porras a sindicalistas.

Hizo el llamado a impedir que sus adversarios «jueguen con nuestro país y con las conquistas alcanzadas» por el FSLN.

Por tanto, afirmó que a partir de hoy conformarán asambleas por sectores, en las empresas sandinistas y en las instituciones del Estado, para «enfrentar unidos cualquier intentona de destruir la democracia, la economía y las conquistas alcanzadas» desde que Ortega volvió al poder en 2007.

«Tenemos la oportunidad de organizarnos ya y de ponernos alertas para que no exista ninguna posibilidad que nos golpeen nuestra revolución», dijo el líder sindical y legislador.