El Senado de los EEUU aprueba Nica Act

Falta que la Cámara de Representantes y el presidente Donald Trump la aprueben para que se vuelva Ley

Fueron dos años para que el Senado estadounidense aprobara por unanimidad la Nicaraguan Investment Conditionality Act (NICA), llamada de manera conocida como Nica Act.

Esta iniciativa bipartidista, que aún tiene cumplir dos pasos más para convertirse en ley, impone sanciones al gobierno de Ortega, entre ellas la prohibición de que EE UU vote a favor de préstamos solicitados por Nicaragua ante las organizaciones internacionales de las que la potencia forma parte, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) o el Banco Mundial (BM), cuyo apoyo a Nicaragua en préstamos concesionales se estima en más de 250 millones de dólares anuales.

La congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen (R-FL), Presidente Emérito del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, fue la primera en reacción tras la decisión del pleno del Senado de EEUU de aprobar la ley Nica Act y la ley rotulada S3233, que conocemos como la Magnitsky Nica.

En una declaración, Ros-Lehtinen, quien termina su período legislativo el próximo 14 de diciembre, declaró su satisfacción “de que el Senado de los Estados Unidos aprobara por unanimidad H.R. 1918, el Nicaraguan Investment and Conditionality Act (NICA), que busca condicionar el voto de los Estados Unidos y prohibir préstamos al régimen de Ortega en las instituciones financieras internacionales”.

Envió agradecimientos en especial al Senador Ted Cruz (R-TX) quien “presentó una legislación similar en el Senado” bajo el código de identificación S. 2265. “El proyecto H.R. 1918 fue modificado en el Senado para incluir S. 3233, la Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Nicaragua del Senador Bob Menendez (D-NJ) la cual busca imponer sanciones adicionales a funcionarios del régimen en Nicaragua”, explica Ros-Lehtinen.

La ley H.R. 1918 “también incluye una enmienda del Senador Marco Rubio (R-FL) dirigida a los habilitadores del régimen. Ahora la enmendada H.R. 1918 se dirige al pleno de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos para consideración final”.