El Subsecretario de Estado Adjunto de los Estados Unidos, Jon Piechowski, afirmó el pasado miércoles que su país “empleará las herramientas políticas, económicas y diplomáticas para restablecer la democracia” en Nicaragua.

Una de dichas herramientas, detalló el alto cargo del Departamento de Estado, es que “vamos a aislar al régimen Ortega Murillo diplomáticamente”, en América Latina y el Caribe con el respaldo de sus aliados internacionales, donde se incluye a Europa.

En una conferencia telefónica con los periodistas nicaragüenses, Piechowski manifestó que mantendrán la política de sanciones contra los funcionarios y aliados de la dictadura “hasta que veamos que Ortega implementa las acciones necesarias” para el restablecimiento de las libertades civiles, liberar a los presos políticos e iniciar las reformas electorales, entre otras medidas.

Mientras tanto, “las sanciones seguirán vigentes” contra el “círculo interno corrupto del presidente Ortega y la vicepresidenta Murillo”.

“El reciente anuncio de que habrá comicios el 7 de noviembre debe estar acompañado por el fin de la represión”, la salida incondicional de los reos políticos y otras demandas hechas por Estados Unidos y la oposición nicaragüense, dijo el representante.