Los Estados Unidos urgió al dictador Daniel Ortega actuar con fe en las negociaciones que lleva a cabo con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, en un diálogo que “avanza lentamente”.

“Continuamos urgiendo al gobierno de Ortega a que tome acciones concretas para, ahora, unirse al diálogo liderado por la Iglesia y para negociar de buena fe”, dijo el vocero del Departamento de Estado, Robert Palladino.

El embajador de EEUU en Nicaragua, Kevin Sullivan, dijo el pasado miércoles reciente que su gobierno está “complacido con los avances” del diálogo y le parece “bien” ese camino para “lograr soluciones”.

También calificó positivamente que las partes invitaran al cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes como testigo y acompañante en ese proceso.

EEUU ha pedido evaluar la crisis en Nicaragua a través de la Carta Democrática de la Organización de los Estados Americanos (OEA), después de que un grupo independiente de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) concluyera que el gobierno de Ortega cometió crímenes de lesa humanidad.

Mario Arana, presidente de la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense (Amcham) y miembro de la mesa de negociaciones con la Alianza Cívica, manifestó que se avanzan en algunos tópicos de la agenda para comenzar a la discusión de los temas de fondo.

“Lo importante es que ya quizás vamos a poder entrar la próxima semana a ver temas de fondo, más puntuales que es por los cuales mucha gente ha estado presionando, pero invito y apelo a todos a que tengamos paciencia porque verdaderamente queremos que esta negociación tenga los mejores resultados, verdaderamente tenemos los mejores intereses para el país y creemos que hay que darle una oportunidad a este esfuerzo”, afirmó Arana, la tarde de ayer jueves, al salir de la mesa del diálogo que sostienen con la representación del Gobierno.