La disminución del porcentaje del 6% Universitario que se entregó a la Universidad Centroamericana (UCA), fue desproporcionada y notable en comparación al resto de Universidades que reciben ese beneficio. Las Universidades que son del Consejo Nacional de Universidades (CNU), se les redujo un porcentaje entre el 1.4% y 2% y a la UCA 26.74%, que con la devaluación monetaria llega al 30%, señaló el rector de la UCA, José Alberto Idiáquez.

Esto aduce que dos mil 38 estudiantes de la UCA tendrán dificultades de becas, pero existe voluntad de las autoridades universitarias de la UCA por mantener a los estudiantes becados para que finalicen sus cursos y carreras.

Esto señala también que no se podrán obtener los primeros ingresos de jóvenes becados, pero las autoridades analizan la manera de poder ingresar a algunos manifestó el rector. «Es un golpe muy fuerte y lo más triste es que se afecta a gente pobre que vienen también de los departamentos. Es falso decir que en la UCA no se da beca a gente pobre», añadió.

También habrán afectados trabajadores internos de la universidad. La manera más fácil de resolver este déficit es despedir a los trabajadores, pero no es esa la intención de una Universidad jesuita, «vamos a ver cómo salvamos este barco».

«Lo que quiero dejar claro es que no están afectando al Rector o a la UCA como tal, se está afectando el salario de trabajadores pobres como los hay en otras Universidades que pertenecen al CNU y afectando a estudiantes pobres que tienen derechos a concluir sus estudios en la UCA, como la Universidad que han escogidos», señaló.