Tras haberla secuestrado de manera injusta sin seguir absolutamente ningún procedimiento, la dictadura sandinsita libera a abogada de la CPDH, Dra. María Oviedo.