La Asamblea Nacional controlada por la dictadura sandinista, tomó la decisión de posponer la aprobación de la reforma a la Ley de Concertación Tributaria, que estaba prevista para hoy viernes , fecha en que a su vez entra en vigencia el malvado ajuste a la Seguridad Social, que arruina drásticamente las futuras pensiones, incrementa la contribución de las empresas y trabajadores, entre otras medidas drásticas.

La diputada liberal y miembro de la Comisión de Economía, Presupuesto y Producción de la Asamblea Nacional, Azucena Castillo confirmó que recibieron la notificación por parte de la secretaria de la junta directiva de la Asamblea Nacional, sin recibir mayores detalles al respecto.

Además dijo que tienen sesión hasta el martes de la próxima semana, pero no se esta claro si ese día se estará discutiendo el paquetazo fiscal.

Tanto la reforma a la Ley de Concertación Tributaria (LCT), como el ajuste paramétrico del reglamento de la Ley de Seguridad Social, han causado fuerte rechazo generalizado en las cámaras del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), las cuales han emitido comunicados al respecto.

“Es una reforma confiscatoria y consideramos promovería la descapitalización de las empresas, la fuga de capitales, la falta de inversiones y por último la iliquidez, insolvencia e inevitable quiebra de muchas empresas; aumentará la tasa de desempleo y provocará desplazamiento de las actividades económicas al mercado informal”, manifestó el Cosep en un análisis que tituló como “Golpe de Estado a la economía”.

El orteguismo busca con urgencia 317 millones de dólares con la reforma fiscal relámpago, para supuestamente formar un colchón fiscal para afrontar el impacto de la crisis política en las finanzas públicas. El sector privado lanzó alertas que dicha reforma incrementará en más del 50 por ciento los precios al menos el 70 por ciento de los productos de la canasta básica.