Dictador Ortega no cede y a la vez no quiere sanciones: Siempre se ha burlado de OEA, EEUU y Europa

El dictador Daniel Ortega al fin habló después de dos semanas de negociación con la Alianza Cívica y ha realizado sus primeras propuestas de la agenda, una de estas, que se ponga fin a las sanciones de Estados Unidos y otros gobiernos.

En un comunicado, Ortega estableció el tema, uno de los cinco, en forma de “un llamado a la comunidad internacional a suspender toda sanción en contra del pueblo nicaragüense, para facilitar el derecho al desarrollo humano, económico y social de Nicaragua, favoreciendo a los sectores más vulnerables de la población”.

La ruptura del silencio de la dictadura sandinista ocurre un día después del retiro de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) y de su rechazo a ser testigo y acompañante en la mesa de negociaciones.

La decisión de los obispos la respalda una declaración de la Alianza Cívica que anuncia se retiran el fin de semana su participación en la mesa de transacción.

Ortega no solo hacía referencia a las sanciones de Estados Unidos, a las advertencias de sanciones de la Unión Europea y al proceso iniciado en el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para aplicar la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua.

En su comunicado, la dictadura explicó que presenta cinco puntos de agenda porque están “comprometidos con el fortalecimiento de la democracia y el respeto al orden constitucional de Nicaragua, y tomando en cuenta que las elecciones presidenciales y legislativas están establecidas para el 2021”, con lo que descarta adelantar las elecciones, que es una de las demandas de diversos sectores.