Daniel Ortega fue visto con una chaqueta enorme, donde aseguran expertos en seguridad lleva escondido un chaleco antibalas, dando una clara señal que ni en sus seguidores confía

Como todos los discursos del dictador Daniel Ortega, fue el reciente, cuando su dictadura enfrenta duras sanciones de EEUU y Canadá contra su círculo de hierro, y no hizo ninguna referencia sino que se la llevo a como siempre, hablando de historia y señalando a los “yanquis” de todo lo malo.

Fue un acto lleno de simpleza, con un discurso quemado, habló más de los yanquis, Sandino, William Walker, que Zeledón, los “vendepatrias”, y un poco sobre Carlos Fonseca y la paz.

Ni su mujer, la vicedictadora Rosario Murillo, ni otro habló de las sanciones de EEUU a los mimados de la dictadura, los cuatro altos funcionarios de su régimen.

Ortega hizo su intervención ayer domingo en el mausoleo donde están los restos del fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Carlos Fonseca Amador, que se encuentra en el Parque Central de Managua, para celebrar el 83 aniversario de su natalicio.

En el sitio, empleados públicos a como es de costumbre, fueron obligados a asistir a brindar honores a la figura del sandinismo, con algunos fanáticos del régimen, delegaciones de la Policía Orteguista y ofrendas del Ejército de Nicaragua.

El punto fue completado con miembros de la Juventud Sandinista (JS) acarreados en buses, uniformados y alineados para aplaudir y cantar cada vez que se les giraba la orden.

“Hoy (ayer) en el aniversario de su nacimiento, le decimos a Carlos, que siempre luchamos por la paz, porque no queremos confrontación, no queremos guerra. La paz que tanto nos ha tocado alcanzar, tantos héroes. Y le decimos a Carlos, a Diriangén, a Zeledón, a Sandino, aquí están tus hijos para defender la paz, con firmeza y sin rendirnos jamás”, dijo el dictador Ortega, vestido como siempre con una chaqueta celeste grande, bajo la cual se nota un chaleco antibalas, con clara alusión que no confía ni en sus seguidores.

Ortega, llegó con toda su familia, hijos, nietos y nueras, aludió durante todo el discurso a los “traidores a la patria”, pero sin detallar nombres, a quienes señaló de las intervenciones bélicas a Nicaragua.

“Los traidores y vendepatrias son los que trajeron a William Walker y a los yanquis que se quisieron adueñar de Nicaragua, los traidores y vendepatrias son los que se rindieron ante los invasores yanquis, a quienes invitaron para invadir Nicaragua y allí quedó la huella del general Benjamín Zeledón, para la dignidad y la defensa de Nicaragua”, volvió a decir Ortega en un discurso sin ninguna novedad.

Estados Unidos y Canadá impusieron sanciones el último viernes a cuatro funcionarios del régimen de Ortega, entre estos el presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras; la ministra de Salud, Sonia Castro; al ministro de Transporte e Infraestructura, mayor general en retiro Óscar Salvador Mojica, y a Orlando Castillo, director de Telcor. Las causas de las sanciones a los funcionarios sandinistas es corrupción y violaciones a los derechos humanos.