En León los miembros denuncian estas anomalías, pues la Cruz Roja brindó asistencia médica a los opositores que resultaban heridos durante las protestas contra la dictadura sandinista

Ciudad de León. Existe una verdadera emergencia a nivel nacional ante el riesgo de que el Frente Sandinista (FSLN), está tomando el control absoluto de la Cruz Roja de este departamento, y las de todo el país, ha ido en aumento en los últimos días.

Reportan que por lo menos siete filiales han sido intervenidas en el último mes por la dirección nacional de la Cruz Roja Nicaragüense, la que es administrada por allegados al gobierno del dictador Daniel Ortega. Los directivos de las filiales cruzrojistas de este departamento afirman de que se trata de “una pasada de cuenta” tras haber prestado el servicio de emergencia y ambulancia a los manifestantes que resultaron heridos en las protestas iniciadas en abril del 2018.

Las oficinas intervenidas hasta ahora se cuentan con Estelí, Jalapa, Granada, San Carlos, Jinotega, la Paz Centro y la ciudad de León. El Comité Nacional de la institución ha indicado que desconoce a las directivas escogidas en cada localidad y desaforado a sus dirigentes. En sus lugares han nombrado, violando las normas de la institución, a fichas del oficialismo.

El director nacional Óscar Gutiérrez Somarriba, un antiguo operador político del Frente Sandinista, es el actor de la “decapitación” de los comités directivos de las filiales, dijo una fuente fidedigna. “Todo se debe a intereses políticos partidarios y es pasada de cuenta”, dijo con aplomo.

Además de las siete filiales intervenidas, existen dos más que están bajo control total del Comité Nacional, como son las de Masaya y Tipitapa.

Comentar