La dictadura del FSLN decidió prohibir cualquier campaña de publicidad donde sean incorporados en sus mensajes el hashtag #QuedateEnCasa, que en estos momentos son llevados a cabo por la mayoría de los países del mundo y respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La presidencia de la república ejecuta varias formar para impedir el uso del hashtag en Nicaragua porque básicamente va en contra de la nueva consigna del régimen, anunciada el pasado 30 de abril por el presidente Daniel Ortega, para que la gente vaya a trabajar y hacer sus gestiones sin algún riesgo a infectarse del peligroso virus.

La prohibición de facto fue enviada a las agencias de publicidad ubicadas en el país y a las empresas, nacionales y extranjeras, confirmó una fuente noticiosa al portal de Trinchera de la Noticia.

El problema es que en los últimos 20 años las empresas transnacionales conglomeraron sus campañas de publicidad por regiones que distribuyen, en el caso de Centroamérica, desde Guatemala o Costa Rica.

Esta orden perjudica ahora mismo a empresas dedicadas a la telefonía, servicios de internet, distribuidoras de alimentos y productos importados, de igual forma como a las empresas nacionales. Y va más allá, porque las productoras regionales envían un solo producto, con adaptaciones para cada nación, para mantener mensajes homogéneos y en una sola dirección.

Comentar