Por José Dávila M. – Prácticamente es un Ultimátum lo que ha puesto la Unión Europea al régimen Ortega-Murillo antes de definir y aplicar sanciones a funcionarios de Ortega, para las que ya los 27 cancilleres de la Unión Europea definieron ayer el marco jurídico.

Las tres exigencias inmediatas de la Unión Europea son:

1.- La aplicación plena de los Acuerdos de 29 de marzo de 2019 para reforzar los derechos y las garantías civiles y políticos, incluido el restablecimiento de las libertades políticas y el estatuto jurídico de las organizaciones de la sociedad civil prohibidas, el regreso voluntario y en seguridad de los exiliados y la puesta en libertad de los presos políticos restantes, así como la retirada de los cargos en su contra. Esto implica asimismo poner fin al acoso y la intimidación de los presos políticos liberados y de sus familias y garantizar su seguridad y su integridad física.

2.- El regreso a Nicaragua de los organismos internacionales para los derechos humanos y la cooperación plena con ellos, incluidas la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

3.- Un acuerdo sobre reformas electorales e institucionales entre el Gobierno y la oposición, incluida la Alianza Cívica, con el objetivo de garantizar elecciones limpias y transparentes.