La líder de las Damas de Blanco Berta Soler asistió a la Misa por la Paz el pasado miércoles en la Catedral de La Habana luego de tres años en que las autoridades le impidieron participar en la celebración religiosa.

Soler dijo a Radio Martí que las autoridades policiales estaban en el lugar, pero que a diferencia de otras ocasiones no le impidieron el paso.

“Hacía tres años que no me permitían llegar, ni tampoco a las Damas de Blanco, a la Catedral de La Habana”, celebró Soler, que dentro del recinto se unió a integrantes de la organización Delibera para participar juntos en la misa.

La Dama de Blanco destacó que en la celebración el Nuncio Apostólico les compartió el mensaje del Papa sobre la necesidad de “la paz para el pueblo cubano y para el mundo entero”.

Soler agregó que se encontró “con el Padre Pepe Félix, de la Iglesia de Santa Rita, y le dio mucha alegría verme”.

En su perfil de Facebook, la líder de las Damas de Blanco escribió: “Hoy primero de enero 2020 gracias a Dios pude participar en la primera misa del año”.

Las Damas de Blanco participaban cada domingo en la misa de la Iglesia de Santa Rita, ubicada en el barrio de Miramar, donde oraban por la libertad de los presos políticos, y al finalizar salían a la calle a realizar una breve marcha con gladiolos en las manos.

Tras la repercusión internacional que fue adquiriendo su protesta, las autoridades cubanas comenzaron a acosar al movimiento opositor, que finalmente no ha podido volver a la Iglesia.

Durante el 2019, las Damas de Blanco en Cuba fueron víctimas de detenciones arbitrarias, multas, amenazas y encarcelamiento por ejercer el derecho a la libertad de expresión, religión y a manifestarse pacíficamente.

En un informe reciente, Estados Unidos incluyó a Cuba en la Lista Especial de Vigilancia de naciones cuyos gobiernos han cometido o tolerado violaciones graves a la libertad religiosa.

(Incluye reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Fuente Martí Noticias