Cuando se anunció el fraude: El llanto del Cocibolca

Foto del Cocibolca.

Cocibolca, Cocibolquita, ¿qué te sucede? ¿por qué lloras? le pregunté,
mientras veo sus olas crispadas en una reventazón de lágrimas interminables.

Me partirán en dos, me partirán en dos, repite inconsolable.
y al parecer… a muy pocos parece importar.

Noche tras noche sueño,
que potentes retumbos sacuden mis cimientos,
que hongos de furiosa energía emergen de mi fondo,
oigo la dinamita gritar su victoria, cantos de terror y de locura.

Mi fauna se retuerce y gira incontrolable,
peces flotan indefensos, derrotados, reventados,
tiñendo mis olas de sangre con restos de tortugas, tilapias y guapotes,
exhalando su último adiós a su sol y a su lago,
en un frenético baile sin retorno.

Veo la draga, fría e inmutable clavar una y otra vez su mortal cuchara,
me retuerzo indignado, embravecido, impotente;
en mis entrañas se perfila una zanja brutal que me tortura,
bocanadas de oscura espuma brotan de mi vientre
vomitando lodo, piedra y arena, en un rictus mortal indescriptible;
mis olas se visten de negro, negro de dolor y de luto.

Cuando la dictadura sandinista y el estafador chino Wang Ying, anunciaban el comienzo de las supuestas obras para construir el Gran Canal de Nicaragua.

Leer también: EEUU ordena salida de Teniente Coronel Roger Antonio Carvajal tras hablar muy bien de Jefe del Ejército de Nicaragua

Me despierto exaltado, vacilante,
el viento grita enloquecido;
mis olas se desplazan asustadas, desconcertadas,
en un ir y venir desorientado, y la luna mira enmudecida;
millares de chispas blancas centellean al impacto entre las olas
desplomándose en un manto de lágrimas iluminadas.

Escucho impávido su interminable murmullo adolorido
Y con voz entrequebrada le susurro,
no temas Cocibolca, hay muchas voces que luchan por ti
con la razón y el corazón, sin claudicar, hasta el final.

Enviaremos a esa odiosa y altanera draga
de regreso a su China, a cavar su propia sepultura;
y tus peces nadarán alegremente, tus olas bailarán
y el sol y la luna brillarán contentos;
el viento se apaciguará,
y Nicaragua cantará para ti.

Cocibolca, Cocibolquita, nadie te mancillará.
José Leonel Gutiérrez G. Febrero del 2015… Promoción XXII AMN