Diariamente son captados camiones repletos con madera de pino y otras especies, y son trasladadas por la ciudad de Somoto provenientes de la franja fronteriza ubicada en el los municipios de Somoto y Cusmapa, como resultado las operaciones que representan delitos ambientales que cometen depredadores de bosques coludidos con Harry Quintanilla, delegado del Instituto Nacional Forestal (INAFOR) y técnicos de esa institución, en el departamento de Madriz, reporta el portal Nicaragua Insurrecta.

“No se puede cortar pinos en pendientes y vertientes; sin embargo hay negocios amarrados entre los madereros y personal del INAFOR. La ley 647 (adiciones a la Ley 217, Ley General del Ambiente a Recursos Naturales) y prohíbe el aprovechamiento forestal de los últimos 15 kilómetros del borde fronterizo hacia el interior del país y los bosques en donde se está extrayendo madera en Cusmapa, está dentro del territorio de prohibición, asimismo se viola la Ley 749, Ley Régimen Jurídico de Fronteras, pues prohíbe el aprovechamiento forestal en los últimos 5 kilómetros de seguridad nacional en la franja fronteriza y el ejército tiene el mandato de velar por ello; sin embargo estos delitos se comenten bajo el Decreto 02 y 03 de la ley 585 ley de veda para el corte y aprovechamiento forestal”, de acuerdo a un reporte del Grupo Ambientalista Mogotón.

Los ciudadanos del departamento de Madriz diario denuncian contra estos delitos ambientales, indignados y sin esperanzas de poder hacer absolutamente nada para detener la tala indiscriminada que se vale de planes de manejo amañados y decretos espurios que están acabando con los bosques, en un departamento de la zona seca del país en el que las fuentes hídricas agonizan a pasos acelerados y dónde el problema del agua potable es una realidad, desde hace varios años, al igual que sucede en el Departamento de Nueva Segovia en donde los ríos se han convertido en quebradas y muchas fuentes de agua ya colapsaron, agrega este portal.