Los bancos privados informaron a Albanisa sobre el cierre de sus cuentas bancarias porque no quieren arriesgarse ante una sanción de Estados Unidos, que se les revoquen las licencias de operaciones en ese país o les suspendan los acuerdos con bancos sucursales en esa nación.

La banca a su vez no quiere verse involucrada en investigaciones de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros, la temida OFAC, que es del Departamento del Tesoro de EE.UU., que ha anunciado las sanciones contra Albanisa y recientemente al Bancorp y sus «subsidiarias».

Surgió una advertencia de diciembre pasado, de parte de OFAC, de que no estará permitiendo más que el sistema financiero de Estados Unidos sea utilizado para el traslado de dinero sospechoso como el ocurrido en junio del 2018. Si bien, esta situación no ameritó abrir una investigación específica, las nuevas advertencias indican que podrían investigar cualquiera otra situación similar.

La situación de Albanisa tiende a complicarse debido a que el Banco Corporativo, de capital sandinista, ya fue incluido en el paquete de sanciones. Así, no podrán usarlo para transferencias de fondos, para emisión de cheques, canje en la ventanilla del Banco Central con bancos nacionales y extranjeros, entre otros. Aún está por verse si podrán continuar procesando tarjetas de crédito en otros bancos en las gasolineras de DNP Petronic. Nuestra fuente dijo que es un «hecho» que las tarjetas como VISA, American Express o MasterCard acepten seguir dándole servicio a las gasolineras que venden productos de PDVSA o Albanisa.

Tomado de la Trinchera de la Noticia