Banca privada nacional prefiere no hacer negocios con régimen sandinista por sanciones

Bancos nicaragüenses prefieren alejarse del dinero sandinista antes de resultar perjudicados a nivel internacional

En la foto la gasolinera que antes se llamaba Petronic, sólo cambia de nombre para llamarse Tiscapa.

La banca privada del país no tiene disposición de ensuciar sus sistemas, entrelazados con instituciones financieras de Estados Unidos y Europa, entre otros, al aceptar sus transacciones financieras que provengan de terceros, aunque sean buenos clientes, que tengan vínculos con las operaciones sospechosas o en el “radar” de EEUU, divulgó el portal de Trinchera de la Noticia.

El informante de este medio indicaba sobre las actividades comerciales de las gasolineras que son de la desquebrajada Alba de Nicaragua, S.A., Albanisa, que cambió sus logotipos de DNP y de Petronic a finales del año pasado, revistó de colores diferentes y paso a manos de testaferros vinculados al régimen sandinista otras gasolineras que prácticamente fueron confiscadas, como la de Metrocentro.

En cada banco existen en instrucciones específicas que realizan un seguimiento a las actividades no solo de las gasolineras camufladas sino a otras empresas del grupo de los sandinistas que operan negocios a nombres de testaferros.

Según Trinchera de la Notica, ‘a fuente citó el caso de dos de esas gasolineras que al intentar contratar los servicios de empresas privadas con cuentas en la banca privada sonaron las alarmas de monitoreo. Por razones de seguridad para los involucrados y evitarles represalias no mencionaremos los nombres de estos en ambos casos’.

Una vez que suscribieron los contratos con las gasolineras y los bancos se enteraron, estos les comunicaron a sus clientes que les estarían cancelando sus cuentas bancarias y toda clase de servicios financieros si llevaban a cabo los acuerdos comerciales.