Las asociaciones médicas de Nicaragua lanzaron la alerta ayer jueves de que en el país centroamericano hay una «falsa impresión» de que la pandemia de COVID-19 se encuentra llegando a su fin, por lo que hicieron el llamado a continuar con las medidas de prevención.

«Observamos que existe una falsa impresión de que la pandemia de COVID-19 se está acabando, por esa razón tenemos y debemos estar preparados en nuestros hogares y en las unidades de salud, a todos los niveles, y continuar manteniendo las medidas de prevención y protección establecidas», señaló el conglomerado a través de un llamado público.

El gremio médico manifestó otra vez que el Gobierno del dictador Daniel Ortega debe hacer «que las autoridades de salud deben velar por la integridad física y emocional de su personal sanitario, y por la salud del pueblo, al cual se deben, según la Constitución Política de Nicaragua en su artículo 59».

Hasta ahora la dictadura del FSLN ha aplicado mínimas medidas de prevención social, y promueve aglomeraciones y eventos públicos, en lo que llama «estrategia singular» para proteger la economía, pese a las críticas de médicos y científicos de Nicaragua.

Esta situación fue criticada nuevamente por las asociaciones médicas.

«Continuamos observando con preocupación que el Gobierno de Nicaragua no integra al personal de salud despedido y sigue sin promover las mínimas medidas de prevención: Distanciamiento físico, uso generalizado de mascarillas, caretas faciales o pantallas protectoras, lavado constante de manos, y cierre temporal de centros educativos en todos los niveles de la enseñanza, pública y privada», señalaron los médicos.

Comentar