Análisis: Ortega-Murillo en su laberinto

1. El cierre de empresas, farmacias y pequeños negocios es una calculada vuelta de tuerca de la represión gubernamental para llevar la tensión al límite, es la modalidad del estilo del régimen de negociar y de acallar la protesta.

2. Lo grave es que el régimen Ortega-Murillo queda cada vez más atrapado en sus acciones, que tienen el objetivo de satisfacer a sus bases más atrasadas y agresivas.

3. Es difícil calcular hasta dónde llegará el régimen en su afán de tensar la cuerda para doblegar la rebeldía de los ciudadanos autoconvocados.

4. El país vive una situación sumamente difícil y parece inevitable que los incrementos de las acciones represivas del régimen tengan efectos negativos en la economía.

5. No podemos calcular, con exactitud, las consecuencias negativas en la economía; sin embargo, estamos seguro que está generando daños irreparables a los propietarios de las empresas cerradas y, por ende, a la economía nacional.

6. El impacto internacional de las acciones del régimen, demuestra la falta de voluntad política de resolver la crisis sociopolítica y hace merecedor de nuevas sanciones.

7. Estamos conscientes que la coyuntura política está en proceso de reacomodo, no es una representación estática. Es un acoplamiento dinámico y con muchos planos que se configuran y se desplazan de modo constante.

8. En este juego de la política, el factor externo, EEUU + Unión Europea + OEA, es una referencia muy importante, el cual puede influir en materia política y económica, con un fuerte impacto social.

9. El régimen, al incrementar la represión, está calculando que las sanciones anunciadas no se van a implementar, lo que nos indicaría que hay una negociación en curso con los poderes fácticos externos.