Con una sola llamada telefónica la vicedictadora sandinista Rosario Murillo resolvió toda la celebración del 41 aniversario del 19 de Julio. Todo fue casi virtual, al menos para ella y su familia. Mientras el dictador lleva más de 35 días en cuarentena por la emergencia sanitaria a causa del coronavirus.

Por primera vez, desde que Ortega está en el poder, en la capital Managua y el resto del país la población se podrá movilizar con normalidad.

En años anteriores para esta fecha, había escasez de transporte público porque el partido de Gobierno ocupaba todas unidades y gastaba millones de córdobas en la logística para la movilización de sus simpatizantes hacia la plaza, que incluye licor de por medio. Esta vez no hubo manifestaciones multitudinarias. Al menos en la plaza de la Revolución.

De tal manera que el dictador no haría ninguna comparecencia ni siquiera virtual. Hay rumores que fue trasladado a Cuba por asuntos de salud, por lo que la militancia va a celebrar de manera individual sin escuchar por primera vez la retórica del caudillo sandinista.

Comentar