Marlene Alejos, representante de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para América Central, estará ingresando de nuevo a Managua para verse hoy viernes en una reunión con el canciller sandinista, Denis Moncada Colindres, así lo informó el organismo en sus redes sociales.

Alejos, estuvo el pasado 6 de diciembre en el 170 Periodo de Sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en Washington, en donde expresó que en Nicaragua existen menos manifestaciones y protestas, pero que “lejos de ser un signo de vuelta a la normalidad, parece ser consecuencia de las acciones del Estado para eliminarlas”.

“Es muy preocupante hostigamiento y amenazas contra periodistas y trabajadores de medios no alineados con posiciones del gobierno”, dijo Alejos en la audiencia.

La representante de la ONU agregó su “profunda preocupación” debido a que en Nicaragua continúa la represión, criminalización de defensores, detención de líderes sociales y otras personas asociadas a las protestas.

“Desde el primero de septiembre, cuando el Gobierno dio por concluida la labor de la misión, desde nuestra oficina hemos dado seguimiento a la situación. Hemos remitido comunicaciones de carácter confidencial al gobierno de Nicaragua sobre casos relevantes de violaciones a los derechos humanos. También hemos publicado en dos ocasiones boletines mensuales señalando patrones de violaciones observadas”, reiteró Alejos.