Alta ejecutiva de la USAID afirma que el FSLN no se detendrá ante nada para reprimir a los nicaragüenses

Administradora de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Samantha Power.

La administradora de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), Samantha Power, se manifestó sobre la dictadura del Frente Sandinista (FSLN) y aseguró ayer viernes que el dictador de Nicaragua, Daniel Ortega, no se detendrá ante nada con tal de reprimir las voces y las aspiraciones democráticas del pueblo nicaragüense.

Power realizó esta declaración al hacer comentareios sobre los cargos que el Ministerio Publico de Nicaragua ha hecho contra el obispo Rolando Álvarez, quien es un personaje muy crítico hacia el re´gimen de Ortega y quien fue señalado por los delitos de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional y propagación de noticias falsas a través de las tecnologías de la información y la comunicación en perjuicio del Estado y la sociedad nicaragüense.

También leer: Sacerdotes y religiosos envían carta al Cardenal Brenes por indiferencia a lo que vive Iglesia Católica

“Estos cargos son parte de una ofensiva contra la iglesia católica que ha resultado en el hostigamiento, el exilio forzado y el encarcelamiento de numerosos líderes religiosos”, señaló la administradora de la Usaid, en un mensaje enviado a los periodistas por la oficina de prensa de la Embajada de EE.UU. en Nicaragua.

“El régimen de Ortega no se detendrá ante nada para reprimir las voces y aspiraciones democráticas del pueblo nicaragüense”, agregó.

Hace dos días, el principal encargado del Departamento de Estado de EE.UU. para Latinoamérica, Brian Nichols, calificó de “acto cínico de un estado totalitario” la acusación contra el obispo Álvarez, de quien destacó “es un líder espiritual para millones de nicaragüenses y defensor del diálogo y reconciliación” y que “representa lo mejor del pueblo nicaragüense”.

También: 2 periodistas de Matagalpa fueron secuestrados por la policía sandinista

El jerarca, de 56 años, obispo de la diócesis de Matagalpa, administrador apostólico de la diócesis de Estelí, las dos ubicadas en el norte de Nicaragua, será sentado en el banquillo de los acusados el 10 de enero de 2023, en una audiencia inicial.

En la misma causa es  acusado el sacerdote nicaragüense exiliado Uriel Antonio Vallejos.

Suscríbete a nuestro canal en Youtube