Ministra de Educación acepta que hay “muchos” docentes con Covid-19, pero no suspenderán clases

De manera extraoficial porque la dictadura sandinista impide a los medios independientes ingresar a hospitales públicos para corroborar, hay al menos 30 maestros que han muerto bajo sospechas de coronavirus.

A pesar de esta alarmante cifra, que no fue rechazada por el Ministerio de Educación (MINED), su titular Miriam Raudez dice que este peligroso y mortal virus, “lo hacen drama”.

La funcionaria descartó que los colegios públicos sean un foco de infección, sin embargo no quiere suspender las clases aunque varios maestros estén en tratamiento para enfrentar el coronavirus.

La ministra dijo que el Mined está proveyendo de kits higiénicos al personal docente y promueve medidas de prevención como el lavado de manos.

“Ellos han creado incluso sus mascarillas con el color del turbante, o sea es una cosa que no hacen que sea un drama el Covid para ellos. Si hay un familiar afectado obviamente hay tristeza, hay duelo y es normal. Eso lo estamos atendiendo porque hay maestros que se han afectado, afortunadamente muchos con sus medicamentos a tiempo, el tratamiento, se separa de la escuela los días que tenga que ausentarse y luego regresa”, dijo Raudez en una entrevista con el oficialista Canal 4.

La funcionaria orteguista no da detalles sobre si se aplican protocolos en los colegios donde se hayan confirmado casos de Covid-19 en docentes, como el rastreo de posibles contagios entre personal educativo y estudiantes.

La ministra de educación tampoco brindó detalles sobre cómo es posible implementar medidas como la distancia de seguridad de dos metros en los colegios para protegerse de un posible contagio de Covid-19, si las aulas no brindan las condiciones para proporcionar esa distancia de entre estudiante.

Datos proporcionados por la presidenta de la Unidad Sindical Magisterial, Lesbia Rodríguez, indican que en el país al menos 30 docentes han fallecido en el país bajo sospechas de Covid-19. La ministra de Educación prefirió no relevar cifras.

Piden la suspensión de las clases

En plena transmisión comunitaria y el aumento a diario de los casos en el país, visto en las propias estadísticas del Ministerio de Salud y las cifras independientes del Observatorio Ciudadano, Nicaragua es el único país de la región que no ha suspendido las clases.

La Federación Coordinadora Nicaragüense de ONGs que Trabajan con la Niñez y la Adolescencia (Codeni), ya había planteado la urgencia de actuar para proteger a la niñez. Esta vez considera que no hay más tiempo para esperas, pues mantener las clases no solo expone la salud de los 1.8 millones de escolares, sino la de los más de 50,000 docentes y personal del Mined entre los que se cuentan grupos de alto riesgo, como pacientes crónicos.