La Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) tiene las intenciones de conseguir -del régimen de Daniel Ortega- una “nueva e independiente” casilla electoral para ofrecerla a la Coalición Nacional (CN).

A través de un comunicado, la UNAB dice que “aún en medio de los retos que hoy enfrenta la Coalición, seguimos comprometidos con sus fortalecimiento y consolidación”.

Además y de manera oficial la UNAB se hace cargo de la campaña pública contra el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) pidiendo a la dirigencia de este partido darle prioridad a la solución de la disputa que ha sido puesto en manos del Consejo Supremo Electoral controlado por el dictador Ortega.

Según la Unidad Nacional su “preocupación” es evitar los riesgos que pueda traer confrontación a la CN por el “problema interno” del PLC.

Leer también: Oakland Institute: Territorios de indígenas son expropiados por la dictadura del FSLN

También la UNAB pidió “regresar al modelo original de una Coalición Nacional con balances internos, donde ningún bloque partidario tenga hegemonía”.

Esa plataforma opositora, junto a la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), han sido criticadas de pretender provocar una crisis interna en la CN como estrategia para poder imponer sus criterios.