El régimen de los Ortega Murillo realizó el envío de su canciller Denis Moncada con naciones de África, en Europa hay 8 países que han declarado de manera formal que aquellos que “socaven la democracia y el estado de Derecho en Nicaragua deberán rendir cuentas de ello”.

Los países que forman esta lista son Macedonia del Norte, Montenegro, Albania, Bosnia y Herzegovina, Islandia, Liechtenstein, Noruega y Moldovia.

La UE manifestó que la detención de más de trece nicaragüenses los días 14 y 15 de noviembre por respaldar a las personas en huelga de hambre que estaban reunidas en la Iglesia de San Miguel y el asedio a la iglesia, representan una vulneración de los derechos fundamentales de los habitantes nicaragüenses.

“Estos hechos son un serio revés para el proceso político y transmiten una señal negativa sobre la voluntad del Gobierno de trabajar hacia una salida pacífica y democrática de la crisis”, manifiesta.

Con respecto a ello, la UE hizo la solicitud al gobierno de Nicaragua a liberar a los detenidos y retirar los cargos, así como también que levante el asedio a la iglesia y garanticen el pleno respeto de los derechos constitucionales, “en particular las libertades de expresión, reunión, religión y protesta pacífica, tal como se había comprometido a hacer en los Acuerdos de marzo suscritos con la Alianza Cívica”.