Los costeños tripulantes de un crucero ubicado en el Puerto de Alemania CUXHAVEN, tienen planeado regresar a Nicaragua hoy viernes 15 de mayo, a través de un vuelo que ha organizado la compañía de barcos para llevar a nicaragüenses y hondureños que se encuentran varados en este puerto alemán.

El problema es que ni Honduras, ni Nicaragua quiera recibir a los 37 tripulantes nicaragüenses y no tienen la seguridad de poder llegar a su país.

Este grupo tiene dos meses de permanecer encerrados y en cuarentena dentro del barco turístico. Los marinos tienen certificados médicos de que no están contagiados con COVID 19.

Filbert Pondler, uno de los perjudicados, suplica apoyo de las autoridades de la región para que gestionen la entrada de las 37 personas, ya que están sin dinero ni tampoco pueden permanecer más tiempo en el puerto de Alemania.

“Yo les ruego su apoyo, somos nicaragüenses y no estamos enfermos, necesitamos llegar a nuestros hogares, estamos lejos y contribuimos al desarrollo de nuestro país, por eso no es justo que nos cierren las puertas ahora en esta emergencia”, suplica Pondler.