22 millones de dólares de los cafetaleros desaparecidos por la dictadura sandinista

Régimen sandinista habría usado ese dinero de los cafetaleros para otras razones. La gran pregunta, ¿se los habrá robado?

Bastante preocupación hay en el gremio de los cafetaleros debido a que la dictadura sandinista habría hecho en bonos del Ministerio de Finanzas los fondos de la Comisión Nacional para la Transformación de la Caficultura (CONATRADEC).

Este dinero proviene de un fondo de las deducciones del 1%, 2% y 3% que se hicieron a las exportaciones de los productores por cada quintal de café que se exportó tomando en cuenta al precio internacional del café. Cuando valía debajo de 140 dólares entonces se disminuía el 1%, pero si estaba arriba llegaba al 2% y 3%.

El régimen sandinista habría desaparecido el fondo de 22 millones de dólares que se recolectó de las exportaciones del gremio cafetalero.

Los fondos de Conatradec se encontraban depositados en el Banco Produzcamos. “Según los rumores, aunque no me consta, me ha venido información que los fondos de la Conatradec fueron usados para comprar bonos del Ministerio de Hacienda y Crédito Público. Con esos fondos compraron los bonos que ofreció el gobierno para financiar el presupuesto de la nación”, dijo José Ángel Buitrago, presidente de la Asociación de Exportadores de Café a Trinchera de la Noticia.

“No sé qué van a hacer los productores de ser cierto el rumor, es dinero de ellos, nosotros como asociación de exportadores lo que hacíamos era servir de canalizadores y deducir el porcentaje para enterarlo al fondo de Conatradec”, dijo el dirigente gremial.

La Conatradec era un organismo público-privado dirigido a crear un fondo de garantía para que los pequeños y medianos productores de café pudiesen contar con el respaldo para acceder al crédito bancario privado. El sector privado decidió salirse de este organismo a raíz de la crisis de abril del año pasado, cuando los empresarios se alejaron del régimen.

Lo que debe de haber en el Banco Produzcamos, si el rumor es cierto, solo son papeles que no se sabe a qué plazo podrían ser pagado o redimidos. Esos papeles pagaderos dentro de varios años, “o quién sabe cuándo”, no les sirven a los cafetaleros que requieren del respaldo inmediato de garantía, en dinero contante y sonante, para adquirir el ahora más difícil crédito bancario”, agregó Buitrago.