La Coalición Nacional nuevamente denunció ayer domingo que decenas de agentes policiales del FSLN intentaron impedir una reunión de dirigentes opositores con dirigentes locales en Somoto, la capital del departamento de Madriz. A pesar de la presión el encuentro transcurrió bajo el asedio oficialista que evitó que dos dirigentes juveniles se unieran al encuentro.

Desde el sábado decenas de agentes de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP) se ubicaron a las afueras del lugar en donde se realizó una asamblea, en Managua, de la plataforma opositora. En tanto la periodista exiliada Maryorit Guevara denunció que desconocidos pintaron su casa con la palabra “PLOMO” que asume “como una amenaza de muerte”.

Según reportes de la Coalición, el Gobierno ordenó fustigar y acosar sus reuniones, con el fin de “intimidar” y que sus bases no acudan a sus encuentros.

Medardo Mairena, presidente rotativo de la Coalición, realizó la denuncia que en su viaje de Estelí a Somoto fue detenido 20 veces por patrullas que le hicieron perder tiempo, al someterlo a registros lentos y exhaustivos incluyendo el uso de perros entrenados para ejecutar la búsqueda de explosivos o drogas.

Al llegar a Somoto, Mairena fue recibido por un grupo de opositores que se encontraban rodeados por decenas de policías y que corearon consignas como “Unidad, unidad, unidad…” y “De que se van, se van”. El encuentro se celebró en un tenso ambiente en una ciudad que guardó silencio ante la amenazante fuerza de Policía.