Wi Fi públicas: cuáles son los riesgos y cómo prevenirlos

ESET Latinoamérica advierte sobre cuáles son algunos de los riesgos vinculados al uso de redes Wi-Fí públicas y acerca 5 recomendaciones para protegerse a la hora de conectarse a una

La llegada del Wi-Fi a los lugares públicos marcó un antes y un después en el día a día de los usuarios interconectados, dado que permite aprovechar el servicio de Internet ya sea solicitando una contraseña o directamente mediante una red. ESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas, comparte puntos claves a los que hay que prestar atención cuando se trata de redes Wi-Fi públicas y la seguridad de las mismas.

“Si tan solo nos detuviéramos unos minutos para pensar en qué tan seguras son las conexiones públicas, rápidamente encontraríamos varios motivos para dar una respuesta negativa a su acceso. Si al visitar un lugar público no dejamos nuestras pertenencias en cualquier sitio, porque conocemos los riesgos de hacerlo, ¿por qué lo haríamos con la información almacenada en nuestros dispositivos?”, advierte Camilo Gutierrez, Jefe del Laboratorio de ESET Latinoamérica.

De manera de evitar caer en engaños o ataques, desde el Laboratorio de ESET Latinoamérica se acercan cinco recomendaciones para conectarse a redes Wi-Fi públicas de manera segura:

1. Mantener la solución de seguridad y el sistema operativo actualizados:

Es primordial mantener siempre actualizado el Sistema Operativo y las aplicaciones del sistema, aplicando los parches de seguridad que lanzan los fabricantes y protegiendo así los equipos. Además, la solución antivirus en dispositivos, tanto laptops como móviles, son un paso clave para estar seguro. Una vez instalada es importante contar con la última versión del producto descargada, garantizando que todas sus funcionalidades estén al día y listas para evitar el ingreso de aplicaciones potencialmente no deseadas.

2. Cuidar las acciones que se realizan desde estas conexiones:

Al conectarte a una red Wi-Fi pública, es aconsejable usar Internet para visitar sitios que no requieran credenciales ni información personal, como portales o diarios. Además, se podría deshabilitar todos los servicios de homebanking, cuentas de correo electrónico, redes sociales y demás aplicaciones que requieran usuario y contraseña para establecer la conexión. Si es de suma urgencia acceder a datos sensibles es preferible utilizar los datos móviles o directamente hacer uso de una VPN y mantener la información cifrada.

3. Ingresar a sitios web que utilicen protocolo HTTPS:

El mismo garantiza que la información transmitida entre la computadora del usuario y el sitio web sea cifrada en la transmisión. Debido a que desde dispositivos móviles y/o tablets se ejecutan prácticamente las mismas acciones que desde cualquier equipo de escritorio o laptop, es importante conocer si al ingresar a un sitio web éste utiliza el protocolo seguro de navegación.

4. Configurar el dispositivo para que pregunte antes de conectarse:

Para evitar que la conexión sea automática y evitar posibles riesgos, se recomienda configurar los dispositivos para que se pregunte antes de conectarse a la red de algún sitio. De esta manera permite analizar si se trata de una red segura antes de realizar la conexión.

5. Utilizar Doble Factor de Autenticación:

Nunca está de más tener una capa extra de seguridad como la que aporta el doble factor de autenticación. La mayoría de los servicios cuentan con la posibilidad de configurar el acceso al sitio de manera que después de la contraseña se deba ingresar un código adicional, que será enviado al teléfono a través de un SMS, un correo, una app o una llamada, para corroborar que sea el titular de la cuenta quien está accediendo.

Comentar esta noticia

Your email address will not be published. Required fields are marked *