WASHINGTON DC — Andrew Selle, presidente del Instituto de Políticas Migratorias (MPI por sus siglas en inglés), dijo a la Voz de América que la administración del presidente Donald Trump ha convertido al sistema de solicitud de asilo en un proceso injusto, lento y que no está funcionando debidamente.

“Necesitamos un sistema que procese las peticiones de asilo rápido, tenemos un sistema de asilo que no da justicia a los que merecen asilo”, aseguró el analista al preguntarle sobre los procesos que se realizan en la frontera sur en donde hay miles de migrantes, principalmente de Centroamérica.

Este comentario lo hizo el jueves, previo a su participación en el conversatorio denominado: “Un acercamiento americano a la inmigración” organizado por el Foro Nacional de Inmigración (National Inmigration Forum), y que se realizó en Washington, D.C. con la participación de representantes de organizaciones civiles de apoyo a los migrantes, así como políticos y miembros de los cuerpos de seguridad.

Selle agregó que estos procesos legales de solicitud de asilo son demasiado lentos y obligan a los peticionarios a esperar hasta más de dos años por una audiencia o por una respuesta.

“En vez de agilizar los procesos de asilo y generar un control real de los flujos, estamos viendo un intento de eliminar el asilo”, dijo el analista a la VOA.

Comentar