La sequía ha provocado la migración de manadas de elefantes y a su vez se ha cobrado la vida de cebras y búfalos.

Ante una prolongada sequía se informa que más de 200 elefantes fallecieron de hambre en el turístico Parque Nacional de Hwange, el más grande de Zimbabue y fronterizo con Botsuana, según confirmaron lasfuentes oficiales.

«Hemos perdido bastantes elefantes a causa del hambre, no hay comida. Estamos esperando desesperadamente que lleguen las lluvias», lamentó Tinashe Farawo, portavoz de la Autoridad de Gestión de Parques Nacionales y Vida Silvestre de Zimbabue (Zimparks).

“Solo en Hwange estamos hablando de 200 (elefantes muertos)”, continuó Farawo; actualizando una cifra mortal que el mes pasado no iba arriba de los 55 paquidermos.

Incluso, más elefantes han muerto en el Parque Nacional de Mana Pools, ubicado en el norte del país y declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO; aunque Farawo no pudo confirmar el número total, que en octubre ya alcanzó la veintena, según informaron grupos conservacionistas. La causa también es la sequía.

Comentar