Por lo menos dos empresas internacionales que tenían importantes proyectos aeroportuarios y ferroviarios en Cuba decidieron cancelar sus contratos por el riesgo de ser sancionadas por Estados Unidos, que en los últimos dos años ha hecho más pesado el embargo que mantiene sobre la isla.

“El bloqueo (embargo) de EE.UU. tiene un efecto real y directo sobre el transporte”, afirmó el ministro cubano del ramo, Eduardo Rodríguez, durante sus declaraciones difundidas ayer miércoles por la televisión estatal en las que anunció la suspensión de los contratos y leyó las cartas que fueron enviadas por las empresas.

Varias aerolíneas prefirieron paralizar sus servicios aéreos en Cuba para evitar multas y hasta que sus empresas seas afectadas directamente por los EEUU.