Washington – El representante de Nicaragua ante el Consejo Permanente de la OEA fue el único que realizó un discurso a favor del régimen de Nicolás Maduro durante la sesión de emergencia que fue convocada para discutir sobre la pesada situación de Venezuela.

Diversos países, entre ellos Colombia y EE.UU., realizan preparativos de una resolución para condenar en la Organización de Estados Americanos (OEA) la “injerencia” en Venezuela de Cuba, China y Rusia, aliados del dictador venezolano, Nicolás Maduro, afirmaron a Efe fuentes diplomáticas.

En la OEA, la mayoría de las naciones se mostraron unidos el condenar las acciones de Rusia y Cuba en Venezuela; y solo Nicaragua afirmó su apoyo a Maduro al considerar que la propia sesión era un intento de “intervenir” en los asuntos internos de un país, mientras que Bolivia -otro aliado tradicional del chavismo- decidió estar en silencio.

Mientras, seis naciones caribeñas (Antigua y Barbuda, Surinam, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, así como Trinidad y Tobago) prefirieron no estar en la sesión, algo que han hecho en varias ocasiones desde que Gustavo Tarre, enviado de Guaidó, comenzara el mes pasado a ocupar el escaño de Venezuela.

La sesión fue convocada por Colombia, cuyo embajador Alejandro Ordóñez realizó críticas a la “protección” que el chavismo otorgó durante años a la guerrilla de las FARC, que firmó unos acuerdos de paz con el Gobierno colombiano en 2016, y que en la actualidad concede al Ejército de Liberación Nacional (ELN).