Los países que integran el Grupo de Lima, entre estos Chile, abandonaron el plenario de la cumbre del clima de Madrid (COP25) cuando intervenía el ministro venezolano de Exteriores, Jorge Arreaza, quien aprovecha su discurso para cargar contra el sistema capitalista y contra los Estados Unidos.

Arreaza, quien es representante en este foro del régimen de Nicolás Maduro, fue uno de los intervinientes ayer martes en la cumbre, donde ha agradecido la capacidad de España para organizar el foro “en tiempo récord” y ha alertado de que “la especie humana está en peligro de extinción”.

El discurso, sin embargo, fue derivado en un boicot de los países del Grupo de Lima, un bloque regional especialmente crítico con las políticas de Maduro y alineado con el presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, al que reconocen como mandatario legítimo del país sudamericano. Entre quienes se han sumado al boicot está Chile, que ejerce la presidencia de esta COP25, según fuentes de la oficina de Guaidó en España.

El representante de Guaidó en España, Antonio Ecarri, ha condenado en Twitter la intervención del “usurpador Arreaza”, enviado “del régimen más depredador del ambiente en América Latina”. “Agradecemos solidaridad de países democráticos que se retiraron en señal de protesta”, ha afirmado Ecarri, quien ha acusado a Arreaza de “cinismo”.

El jefe de la diplomacia venezolana ha alertado de que la “emergencia” climática es ya “casi una catástrofe”, por lo que ha llamado a detenerla “inmediatamente”. El planeta, en su opinión, “ha sido víctima del sistema capitalista”, tanto por sus patrones de consumo como por los medios de producción utilizados durante décadas.