Las reformas a la Ley Electoral que fueron presentadas por la Asamblea Nacional ante las elecciones del 2021, serán “cosméticas”, pues no tendrán el aval de la disidencia, en medio de la grave crisis sociopolítica, dijo Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Las reformas electorales vienen a ser una de las principales demandas de la oposición nicaragüense y la comunidad internacional, y la manera más favorable de superar la crisis de Nicaragua, entre las demandas se encuentra garantizar elecciones libres, justas, transparentes y observadas, sin la intervención de Daniel Ortega y sin la opción para una reelección.

Chamorro no espera que la Asamblea llega a cumplicar con las exigencias, ya que es de mayoría orteguista.

“No podemos esperar una buena reforma de quien siempre ha mentido, lo que quieren simplemente es hacer reformas cosméticas para internacionalmente aparecer como reformador, nosotros no creemos en ese proceso”, dijo Chamorro.

Para el, la clave de unas reformas electorales es la legitimidad, y que esta únicamente “la da el pueblo de Nicaragua”.

Comentar