Régimen Ortega Murillo tiene desprecio total por la vida y la integridad física de los ciudadanos

Pronunciamiento de la Unidad Azul y Blanco de Masaya

Después de transcurridos 6 meses del inicio de la insurrección ciudadana, y de la brutal respuesta represiva de parte del régimen Ortega-Murillo, el resultado de dicha represión no puede ser más devastador: más de 500 asesinados, alrededor de 1500 desaparecidos, 4100 heridos, y 528 presos y presas políticas.

Con esta masacre, el régimen ha demostrado un total desprecio por la vida y la integridad física de los ciudadanos, incluso hasta con sus mismos simpatizantes.

La persecución y el acoso a los participantes en las protestas, ha provocado el exilio de al menos 30,000 compatriotas nicaragüenses, que han buscado refugio en la hermana República de Costa Rica para poder escapar de la represión.

Otros han buscado refugio en otros países como EEUU, Honduras, Panamá, etc.

A esta espantosa represión, se suma el deterioro acelerado en el nivel de vida de los nicaragüenses. Casi 400,000 trabajadores han perdido sus empleos, lo que significa que tarde o temprano llegará la zozobra a esos hogares, provocará descomposición social, y obligará a una migración masiva para poder paliar en parte la crisis de los hogares.

Ante esta situación, la Unidad Azul y Blanco de Masaya expresa lo siguiente:

  • La única solución a la grave crisis de violación de derechos humanos, políticos, económicos y sociales que sufre actualmente nuestro pueblo, es la salida inmediata del poder del régimen Ortega-Murillo.
  • Nombramiento de un Consejo Nacional de Transición que convoque a elecciones limpias y transparentes en un plazo de 6 meses, con un poder electoral totalmente renovado que respete la voluntad popular.
  • Solicitar a la Comunidad Internacional todo el apoyo posible para que la demanda de la salida del régimen sea una realidad.
  • Rechazar categóricamente cualquier intento de amnistía para los verdugos del pueblo. El asesinato de tantos héroes y mártires no debe quedar impune. Se impone hacer justicia ante tantos crímenes.
  • Rechazamos cualquier intento de parte de políticos inescrupulosos, de llegar a algún acuerdo con el régimen, que le asegure no solo la continuidad, sino la impunidad por los crímenes perpetrados

Estamos ante la valiosa oportunidad de poner fin a un régimen sanguinario y corrupto, y construir una Nicaragua decente, para todos, basada en leyes, y no sometida a la voluntad de un caudillo, o en el peor de los casos, de un dictador hambriento de poder.