La nueva profanación orteguista contra la Iglesia La Merced de Granada puso en evidencia el sábado que han perdido totalmente la cordura.

Corrían como poseídos por el demonio con sus odiosas banderas rojinegras por todo el atrio de la iglesia.

Otro grupo de sacrílegos tuvo la osadía penetrar en el templo insultando a los feligreses que asistían a la celebración de la Santa Misa.

Las turbas han entrado en una situación lamentable de desquicio mental digno de atención médica.

Hostigamiento a Iglesia La Merced de Granada…

Parecían poseídos por un ser sobrenatural o ser víctimas de Grisi Siknis, una misteriosa enfermedad que sufren nuestros indígenas de la Costa Atlántica.

Parecen haber perdido el equilibrio mental y eso representa peligro. El Ministerio de Salud debería atender a esa pobre que no ha madurado como para aceptar su derrota y tomar esa actitud.

Y no es la primera vez que lucen como poseídos por el demonio. Lo han hecho en la Catedral y la Divina Providencia de Managua, en Jinotepe, en Diriamba y otras ciudades.

Han agredido sacerdotes. Insultan a Dios y sus símbolos. Dios los perdone.

Agresión al Párroco de Masaya…