Nicaragua: Vuelta a los 80

El régimen sandinista ya no esconde intenciones. Todo parece indicar que su meta es regresamos a la noche oscura de los años 80. No se trata de una venezualizacion del país sino un retorno a los 80. Venezuela es una copia de la Nicaragua de los 80. Todo se está repitiendo. Arrestos a los azules y blancos. Antes era a los contras. La diferencia es que ésta es una lucha cívica. Aquella era armada y fue la que los obligó a dialogar o negociar su salvación. Y hay bastantes señales.

Están tratando de crear una empresa gubernamental de Importación y Exportación (Eninxport) como en los 80 para controlar las exportaciones e importaciones. Luego viene el control total de las divisas. Hasta de las remesas. El gobierno recibirá dólares y entregará chancheros. No es lejano que traten después de controlar el comercio interno y pongan el control de precios que causó estragos en la producción en los años 80. Estos intentos son una bofetada contra la indolente empresa privada que comienza a ser reducida como en los 80.

Ortega volvió a atacar el sábado a los Estados Unidos, igual que en los 80. Para evadir la Nica Act y la Magnitsky prohibió por medio de la Corte Suprema de Justicia el acceso al Registro de la Propiedad. Se sospecha que con ello pretenden ocultar el traspasando propiedades de la familia a testaferros.

Antes cualquier persona, incluso periodistas, podía llegar al Registro y percatarse del movimiento del traspaso, compra o venta de propiedades. En los 80 las manifestaciones públicas estaban prohibidas. Hoy la policía las ha prohibido, lo cual es violatorios de la Constitución. Lo que ocurrió está mañana en El Camino de Oriente ( casi una veintena de personas arrestadas violentamente) es más de lo mismo. El salvajismo en vivo. Nadie está a salvo. Están provocando a la violencia.

Estamos en las garras de un Estado policíaco y militarista y el desgarro de la Constitución Política de Nicaragua. Ya no tenemos Constitución. Ortega la ha destrozado. Una circular de la Corte Suprema de Justicia del 9 de octubre prohíbe a terceros el acceso a la conformación del Registro Público de la propiedad. Según la nueva disposición sólo pueden pedir información registral los dueños del bien y el que lo compra, la persona que quiera asegurar un derecho, o un notario apoderado de los propietarios, o las autoridades.

La nueva medida es otro escollo del gobierno contra la libertad de información de tal manera que ni los abogados ni los periodistas pueden investigar qué ocurre en el movimiento de propiedades. Algunas personas consultadas han expresado que la medida puede estar relacionada con el rumor de que un equipo de abogados de la familia gobernante ha iniciado un enorme movimiento de traspaso de propiedes.

Ese movimiento supuestamente es preventivo de las leyes estadounidenses Nica-Act y la Ley Magnitsk ampliada. “Quieren ocultar transferencias de derechos para escapar del escrutinio público”, dijo el ex diputado, José Pallais a La Prensa. Agregó que “la publicidad (de los datos registrales) es la esencia de la garantía registral” y que la Corte usurpo funciones de la Asamblea Nacional.