El gran problema de estos secuestros es que la mayoría de los llevados por policías y paramilitares sandinistas difícilmente son encontrados por los familiares nuevamente.
Primero los policías confundieron a los pobladores diciendo que era un operativo antidrogas, después los familiares de los detenidos confirman que secuestraron a sus familiares.

Desde el pasado martes 7 de agosto en horas de la noche la Policía sandinista junto a paramilitares e integrantes de los CPC de Villa Progreso han andado en una extensa “cacería de brujas” en esa colonia. Los delitos claros: “haber protestado contra la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo”, afirmaron los pobladores al portal El Heraldo, y prefirieron no dar sus detalles por razones obvias a represalias.

Más de 20 jóvenes entre este grupo hay mujeres, aseguran las fuentes de vecinos a este medio de comunicación, fueron secuestrados en las calles y sacados de sus casas a como si se trataran de delincuentes.

Cuando los policías los capturaron en horas de la noche del pasado martes y pasadas las 3pm de ayer miércoles 8 de agosto, los oficiales les apuntaban con armas AK y les gritaban “aja hijos de la gran puta, con que ustedes estaban en los tranques de aquí”, detalló la fuente.

Los policías se mantienen estacionados con sus camionetas y totalmente llenos de policías en las tinas en el parque de Villa Progreso, haciendo sentir a sus habitantes totalmente intimidados debido a las armas que portan de alto calibre y a que andan con los rostros tapados.

En el perfil de Facebook, Indra Estrada denunció lo siguiente, con fecha del pasado 8 de agosto….

“El día de hoy a eso de las 3:00pm llegaron a Villa Progreso a hacer una famosa redada, en la cual mi vecino Jonathan Bonilla fue víctima de los atropellos de ‘policías’ y paramilitares que irrumpieron su vivienda, se lo llevaron sin ninguna justificación, ‘buscaron armas’ y no encontraron nada. Por favor NO nos hagamos indiferentes, No callemos, sigamos condenando que están acabando con los jóvenes, destruyendo familias, sembrando miedo. su familia les pide de su apoyo para que se haga justicia con el y con todos nuestros presos inocentes”.

).push({});
Jonathan Bonilla Velasquez, uno de los habitantes de Villa Progreso secuestrado por policías sandinistas.

Un comentario