Ciudad de León. La familia del joven Bryan López Murillo, asesinado la semana pasada adentro de su casa en el barrio Guadalupe de dicha ciudad por una patrulla policial, para después hacer un allanamiento dentro de la casa con lujo de violencia y disparando contra los ocupantes.

La acusación la hizo ante el Ministerio Público de este municipio por los delitos de allanamiento ilegal, abuso de autoridad, asesinato agravado y asesinato agravado en grado de frustración realizados por el teniente de la Policía de León, Álvaro José Pichardo Salazar, y otros nueve integrantes de la patrulla fatídica.

El crimen aconteció el miércoles 17 de julio, Bryan López fue ultimado a balazos y su hermano y cuñado resultaron gravemente heridos.

Marina López, madre de Bryan López y de Kenner López (herido de bala) presentó la denuncia, junto a su abogado y miembros de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Un comentario