En horas de la madrugada del pasado domingo 1ro de diciembre de 2019, en los juzgados de la ciudad de Managua, el juez Julio César Arias hizo la resolución que las y los 16 integrantes de los “aguadores” de la Iglesia de San Miguel, tienen responsabilidad en los delitos que se les imputan.

La audiencia se dilató hasta por casi 8 horas, ya que previo a la celebración de la misma, se resolvió un incidente de nulidad por inobservancia a la Constitución de la República y al debido proceso, a la vez un recurso de reposición y la solicitud de un sobreseimiento por la atipicidad, mismas que el juez declaró no ha lugar y programó el juicio para el 30 de enero del año 2020 a las 10 de la mañana.

Los acusados son Amaya Coppens, Olga Valle, Hanzel Quintero, Jesús Tefel, Ivania Álvarez, Roberto Büschting, Neyma Hernández, Wendy Juárez, Atahualpa Quintero, Olama Hurtado, José Medina, Derlis Hernández, Melvin Peralta, Marvin Samir López Ñamendiz, Wilfredo Alejandro Brenes Domínguez y Jordan Irene Lanzas Herrera, mismos que guardarán prisión preventiva hasta el día del juicio.

La mañana del 18 de noviembre de este año, la policía sandinista, hizo la presentación como delincuentes a los ciudadanos que llevaron agua a las madres y familiares de secuestrados políticos que mantenían huelga de hambre en el interior de la iglesia San Miguel, en la ciudad de Masaya, quienes estaban acompañadas por Marlon Powell, Santiago Fajardo, la Doctora Yonarqui Martínez y el Padre Edwin Román.

El brazo represor del régimen sandinista, afirma que los ciudadanos llevaban armas ilegalmente y el vocero se refirió a ellos como “delincuentes”, en todo momento.

Comentar