A pesar de ciertos alcances en algunos países, la situación de los derechos humanos en América Latina es precaria, de acuerdo a lo que se desprende de un informe publicado el pasado martes por Human Rights Watch (HRW).

En su análisis anual con respecto a la situación de los derechos humanos en el mundo, la ONG con sede en Nueva York señala de importantes problemas en gran parte de América Latina, desde la violencia y la impunidad que imperan en México a la represión política de Venezuela o la tendencia de los gobiernos a responder violentamente a las protestas.

En Nicaragua, la ONG decidió señalar al gobierno de Daniel Ortega de haber “desmantelado casi todos los controles institucionales al poder presidencial” y de reprimir de manera violenta y a través de la Justicia a críticos y opositores.

Comentar