El hijo de los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo, líderes del FSLN, tiene planteamientos completamente incongruentes, primero al amenazar de muerte a quienes se opongan al régimen de sus padres.

Juan Carlos Ortega Murillo apareció recientemente con amigos y trabajadores del Estado donde anda promoviendo su “Movimiento Sandinista 4 de Mayo”.

Sin embargo en esta ocasión aparece de manera pública pero esta vez sin amenazar de muerte a los civiles que no piensen igual a los “ideales” del FSLN.

En esta ocasión aparece en un video editado, seguramente pagado del dinero del erario público, en donde no uso palabras de amenazas pero sí dijo “que la iglesia es para buscar a Dios” y no “para utilizarlo para fines políticos”.

El mensaje lo leyó Valeria Borge, una joven que se rió del cuándo leía una pancarta frente a la OEA, después que el conductor de un vehículo pasara cuando Juan Carlos leía y le gritó “Ridículo”.

Juan Carlos reiteró su a la oposición nicaragüense “eterna y aguerrida rebeldía sandinista”.

Comentar